viernes, 26 de febrero de 2010

Galletas de la fortuna. Entre conspiraciones y lunas




Galletas de la fortuna. Entre conspiraciones y lunas




Clic en imágenes, para ver en grande

Sí, ya sé que en nuestro país no son tan costumbre como por ej. en otros, tipo Estados Unidos, en donde hasta se hizo una peli, del mismo nombre, protagonizada por Jack Lemon y Walter Matthau, pero seguro que todos habeis visto alguna vez, aunque sea de refilón en una peli , o cuando hayais ido a comer a un restaurante chino , esa curiosísima cosita llamada "galleta de la fortuna" con la que se pone fin a la comida y que normalmente suelen traer a modo de obsequio en dichos restaurantes junto con la factura .

Y la verdad es que dicha galleta tiene una historia curiosa, por eso la traigo .

Sí, todos asociamos la famosa galletita con China, y en verdad no vamos mal (aunque con matices), pero lo más curioso es que precisamente allí es donde extrañamente en estos momentos es difícil de encontrar....Vamos, por no decir que si le preguntas a un chino de China por la famosa galletita, lo más probable es que te responda : "Lo quéee "????

Ni idea, vamos. Que no la conocen ni en su casa a la hora de comer

¿Cómo? ¿Y eso porqué?



Ah ... las cospiraciones ... Ellas... ellas tienen la culpa culpita de todo ... Bueno, de todo todo no, dicen que a Manolete es verdad verdadera que se lo cargó un toro ...

Y si bien es verdad que el auténtico origen de las galletas es todavía casi un misterio pues anda a caballo entre China y Japón, y que los últimos descubrimientos parecen apuntar más concretamente a éste último, lo cierto es que éstas comenzaron a difundirse gracias a China y su movimiento migratorio, sobre todo en Estados Unidos, y sus restaurantes.

Según dice la estudiosa Yasuko Nakamachi en su tesis, estas galletas -como tales- son prácticamente seguro originarias de Japón pues desde hace cientos de años las pequeñas panaderías familiares se han dedicado a hacerlas y son exactamente iguales a las galletas saladas oscuras que se hacen como ofrenda cerca de un templo en las afueras de Kioto.

Asímismo se han ha encontrado muchas referencias a dichas galletas en la literatura e historia japonesas, incluido un grabado de 1878 de un hombre que las está haciendo en una panadería, así como la ilustración aparecida en un libro de cuentos del siglo XIX, Moshiogusa Kinsei Kidan en donde uno de sus personajes, un aprendiz en una tienda , aparece preparándolas . Un letrero sobre él dice “tsujiura senbei”, esto es: “galletas saladas de la fortuna”, y a su lado hay cubos llenos de galletitas .


imagen: Tsujiura senbei


Y es que habeis de saber que, hechas a mano, de un modo profundamente artesanal, este tipo de galletas se preparan directamente sobre una parrilla al fuego que contiene en su interior un molde redondo en el que se vierte la pasta , algo similar a lo que se hace con las crêpes o los gofres ; una vez vertida la masa y cocida se coloca en su interior un pedacito de papel escrito con la "buena fortuna" y se doblan en caliente para luego dejar enfriar. Normalmente se hacen con vainilla y mantequilla, pero resultan deliciosas también en su mezcla de miso y sésamo.

Imagen: Michael Naples

La cuestión es que son los inmigrantes chinos quienes dicen ser los creadores de las famosas galletas , pues llevan preparándolas en Estados Unidos ,al menos desde 1907, pero como vemos, en Japón se les habían adelantado unos cuantos años antes.

Pero ¿y entonces porqué ese afán en decir que la cosa es suya?

Imagen: John Salminen


Pues tiene su parte de lógica, pues bien es verdad que ellos fueron los encargados de difundirlas; sobretodo en occidente, léase Estados Unidos. Y es que la cosa, sea por una vía o sea por la otra, tiene que ver con periodos de guerra.

Y es aquí cuando llega la famosa historia conspiratoria que decía yo al principio.

Según algunos historiadores , la idea de que la galleta fue creada en China, se debe a que su uso más extendido comenzó a hacerse allí y ni más ni menos que durante el siglo XIV.

Aunque no exactamente como las famosas galletas, sino bajo el aspecto de un dulce de concepto (interior) más o menos similar.

Cuenta la historia que los soldados chinos, al querer invadir a los mongoles para recuperar su territorio, las utilizaban para escribir mensajes con instrucciones específicas en papel de arroz y esconderlas dentro de tartas de pasta de semillas de loto.

Vereis.

Durante cientos de años , los chinos celebran sus ocasiones especiales con la entrega y recibimiento de lo que ellos llaman pastel de luna , hecho con la pasta de la semilla de loto (en la imagen)

La cuestión es que durante los siglos XIII y XIV China estuvo ocupada por los mongoles y , cuando el pueblo chino decidió sublevarse en Pekin, para expulsarlos, no sabían como difundir la noticia con la fecha del día de la sublevación sin alertar a los mongoles y que estos les chafaran el plan.

Según la historia, a los mongoles no les gustaba nada la pasta de la semilla de Loto, así que los chinos vieron en el famoso pastelillo el vehículo ideal para ocultar un mensaje.

Disfrazado de sacerdote taoísta , el dirigente Chu Yuan-chang (1328-1398) llegó a la ciudad llevando consigo el pastel de luna y con ello llegaría la ocupación y se daría comienzo al inicio de dinastía Ming y también a la tradición de dar pastelillos con mensajes que expresaban deseos, en las ocasiones importantes.

Quien sabe... puede que fuera su origen el chino, luego diera el salto a Japón y después retornara a la "china estadounidese" que es quien nos la dio a conocer a nosotros. El tema en cuestión es todavía un misterio

Y te preguntarás, logicamente, el porqué de su crecimiento tan espectacular en Estados Unidos, no?, pues yo te lo cuento.

Resulta que fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando los restaurantes chinos empezaron a incluirlas a modo de regalo en los postres, junto a la llegada de la cuenta . Qué mejor momento para crear un buen caldo de cultivo que la etapa propia de un periodo de guerra y posguerra en la que se necesitaban toda clase de ánimo y buenos deseos para afrontar un futuro un tanto hecho polvo en aquellos momentos.

Si es que ... lo que no invente un chino...


En un principio las famosas galletas incorporaban refranes bíblicos así como enseñanzas de Confucio, o dichos políticos tipo los de Benjamin Franklin. Pero más tarde las galletas darían su salto a algo más pintoresco y empezarían a incluir números de lotería, recomendaciones, bromas o incluso frases jocosas.

Si bien es verdad que la cosa había empezado mucho antes, concretamente con la llegada de los 49 chinos que trabajaban en la construcción de las vías de ferrocarriles americanas en California. Y que con un trabajo durísimo y apenas placer alguno ,no tenían modo de regalarse mensajes felices de buenos agurios, ni pasteles de luna para la llegada del Año Nuevo chino y su entrañable Festival de La Luna (en la imagen).

Parece ser que fue aquí cuando la conversión del pastel de luna a la forma de galleta japonesa de la fortuna dió su auténtico salto y quedó radicada en San Francisco , donde se convirtió en toda una tradición.

Desde luego está mal que yo lo diga, además ya sabeis que no soy una persona a la que le guste que nadie lo pase mal, claro está... pero hay que ver lo que se agudiza el ingenio y lo que logramos que "avance el mundo" cada vez que las situaciones se ponen feas y las pasamos canutas, eh?

Son sin duda el momento creativo idóneo de ponerse a pensar , siempre acaban trayendo un buen regalo



12 comentarios:

Pilar dijo...

tienes toda la razón, femme...
cómo se agudiza el ingenio en tiempos difíciles¡¡
aunque sean preferibles los buenos días de vino y rosas, jajaja.
me encantó la entrada, superinteresante y completísima historia, como las que siempre nos cuentas¡¡¡
para mí por favor, una galletita con deseos de sequía¡¡¡¡
un abrazo

Elvira dijo...

Tengo una galletita para ti que dice: "comida rica trae amor y prosperidad".

Besos de la suerte

Montse dijo...

La galleta tiene su gracia, parece muy apetitosa ¡Ummmm! y la guinda más graciosa la pones tu ¡qué requetebien lo cuentas!!!

¿Seguro que sólo eran 49 chinos?, pocos chinos me parecen a mí para hacer el ferrocarril, jaja...

Besitos dulces :)

Teresa dijo...

Besitos ratoncita, no se que decirte, jajajajaja...

Que sigas así de luchadora y agudizando el ingenio.

Fandestéphane dijo...

Yo nunca he visto una galleta de la fortuna, en ningún restaurante chino me han ofrecido y no tenía ni idea de todo lo que has contado.
O igual si me ofrecieron y yo no quise, no me acuerdo.
Yo no soy muy galletero, aunque recibí muchas de pequeño jajaja

Un beso, Femmmmmmmmmme

Marina dijo...

¡¡¡¡Pero, dónde me meto yo que no te felicitoooo!!!!!

Deberías regañarme en firme...Pero por otro lado ¿Sabía yo que era tu cumple? ¿Lo he olvidado? ummmmmmm IMPOSIBLE ENANA. ¿O SÍ?.

¡¡¡F E L I C I D A D E S!!!!!!

Sabes que lo digo de corazón. Cuando sea que vengas, celebraremos todos y cada uno de los cumpleaños que nos hemos perdido...menudo pedo nos vamos a coger.... jajajajajaa

¡t e q u i e r o !!!!!!
y mucho más.

pluvisca dijo...

Hola femme, las galletas de la suerte siempre me han parecido magicas...bueno, el mensajin que llevan...

Cada dia disfruto mas leyéndote.

Un abrazo

cassandra_dixit dijo...

hola:

precioso tu trabajo sobre esas sorpresitas escondidas.
siempre te miro y aprecio tu trabajo incansable.
abrazo de
cassandrÄ

rlfox dijo...

“Cuanto más poderoso es un ejército, más dulce ha de ser su mortaja” TJW Tronken
Salu2
;)

Teresa dijo...

Ratoncita, ya se que estas muy ocupada, pero haznos un poquito de caso, te echamos de menos... besitos dulces.

femme d chocolat dijo...

Ya lo creo, Pilar, no queda otra. Y sí, siempre es mejor no pasarlas canutas, pero .. ya que nos toca ( a quien más y quien menos) andar pasándolas, por lo menos : no rendirnos!, es lo único que nos queda: seguir remando. A algún lao llegaremos.

^_^ Vale, una puñao de galleticas para tí .

Besos
************
Jajajjajajajaa, qué buen slogan, Elvira, me gusta. ¿ y si te ficho para que me hagas los mensajes?

Besos, cariño
***********
Sí que es un " invento" divertido, Montse, una cosita de esas que te hace sonreir al final de una comida.

Sí, imagino que se refiere a los primeros chinos que llegaron, no a que hubiera 49 trabajando en total, sino a quel había -de entre todos- 49 chinos. Yo no sé, es lo que decía el dato, yo ... confieso... no estaba!, jajajjaja

Besos besos, cielo
*******

Jamía si tú supieras... no paro quieta. De un día para otro me han pasado tantas cosas nuevas que ya no sé cada uno de vosotros qué es lo que sabe y qué es lo que no. Me paso el día dando las "buenas nuevas" al personal, jajajja

besicos
********
Noooo, fande?, qué raro, a mí me dieron una vez, hace mucho, eso sí, y en Madrid, aquí no. Quizás sea más habitual en unas ciudades que en otras?

Un beso, sin galletas de las "otras" ^_^
********

Femme d chocolat dijo...

Jajajajaj, Marinaaaaaaaaa, no pasa nada, bonita, si es que vamos muy atropellaos todos...

No sé, no me acuerdo si lo sabías o no... yo dejé una notica en el árbol... pero con mi letruji de ardilla... véte a ver si era legible o no... jajjaja ^_^


JAJAJJAAJAJAJAJAAJAJA, SÍ... MMM ,, ME TEMO QUE L PEDAL PUEDE SER DE ÓRDAGO, JAJAJJAJA


YO TAMBIÉN TE QUIEROOOOOOOOOOOOO
********

La verdad es que son muy curiosas, pluvisca, tienen su encanto, y a quien más quien menos le hace gracia eso de leer un mensaje llegado que quien sabe dónde

UN ABRAZO
********

Hola Cassandra, cuánto tiempo! cómo va todo?

Me alegro de que te gusten. Sí, es cierto esa palabra me define bien; incansable. ( ¿Qué otra me queda????)

Besos gordos
**********
FANTASTICA FRASE, TJW TRONKEN; me la quedo!

no soy muy de poner mortajas... pero ... de vez en cuando... es lo que toca. ^_^

BESO GORDO
**********

OCUPADA ES POCO, TERESA, en estos momentos se me podría calificar ( completamente) como de " estado frenético", pero bueno, HA SIDO PARA BIEN.
AHORA OS CUENTO MÁS EXTENDIDO

besos besos