miércoles, 18 de marzo de 2009

Media botella de coñac en la tumba de Poe



Media botella de coñac en la tumba de Poe





Clic en imágenes para ver en grande

Madrugada del 19 de Enero, Baltimore; con absoluta solemnidad los guardianes del cementerio abren sus puertas en exclusiva a un misterioso visitante encapuchado que lo atraviesa como una sombra...
.
Con un furtivo abrigo negro, y como cada año desde 1949, acude sin falta a la tumba de Edgar Allan Poe, a cumplir con el rito de dejar sobre su tumba tres rosas rojas y media botella de cognac en el día de su cumpleaños ...

Nadie sabe por qué El encapuchado elige esos objetos y nunca se supo quién era el admirador. Pero en 1993 el misterioso personaje dejo una nota con la frase :
.
"La antorcha será traspasada".

Y así fue .
.
Cuando se cumplían 190 años del nacimiento de Poe (1809-1849), un hombre vestido de negro atravesó el pórtico del cementerio y volvió a repetir el ritual, pero ésta vez en la tumba apareció acompañando a las rosas y el cognac una carta donde se informaba de la muerte de aquel pionero admirador y la voluntad de su heredero de continuar la tradición.

Hasta el día de hoy, 160 años desde la muerte de ese desamparado ser cuyas últimas palabras fueron "...que Dios ayude a mi pobre alma...", nadie sabe quién es el personaje en cuestión.


Siempre se dijo que Poe había muerto debido al alcoholismo, pero una investigación reciente de la Universidad de Maryland asegura que murió por la rabia transmitida en mordisco de un gato. Y tras tener unos delirios terribles y alucinaciones claustrofóbicas que le hacían ver diablos azules , éstos lo soltaron en la madrugada de un domingo 7 de octubre de 1849 , en Baltimore , a los 40 años...

Julio Cortázar fue uno de aquellos que recogió la leyenda, la crónica de un ser de tristezas .

Sabemos de Poe que él y sus hermanos, tempranamente huérfanos tras el fallecimiento de su madre, la actriz Eliza Arnold (Drcha, en la imagen) , fueron regalados a parientes o recogidos por la caridad ajena.
.

Edgar, muy joven, buscaría la enmienda afectiva en un par de amores imposibles e idealizados, como aquella misteriosa “Helen” de sus primeros poemas, (Eleonora) que en realidad correspondía a la joven madre de un condiscípulo suyo.

Imagen: Helen Whitman

Su diosa lo llevaría a una pasión inextinguida y trágica (como todas las materias de su vida): Mrs. Stanard enfermó y la locura la consumió rápida y definitivamente.

Él , desconsolado, iba por las noches a visitar la tumba de su Helen querida. Muy cerca de allí, un par de años más tarde, ocurriría un episodio similar. El muchacho no pudo resistir frente a la tumba de Frances Allan, la mujer que lo crió y a la que ni siquiera le fue dado ver ya muerta, y cayó desmayado sobre el lecho de piedra.

Siempre en el plano de los ensueños, donde el espíritu del poeta busca el ideal femenino, tenemos su matrimonio con su prima carnal, cuando la impúber de 14 años no alcanzaba todavía su pleno desarrollo mental. El poeta tenía doce años más que ella, la que nunca dejó de ser niña.

Con Virginia vivirá una de sus precarias treguas de felicidad vital y de ansia creativa, entre 1838 y 1842.

En enero de ese año, mientras su cándida mujer (en la imagen) entonaba una nota aguda acompañada de un arpa, estalló una infame canción de sangre tuberculosa de su delicada garganta.

El episodio más horrible en la vida siempre inestable de Edgar Allan Poe; a partir de ahora sobre todo, se desconcierta en rasgos anormales. “Mis enemigos atribuyeron la locura a la bebida, en vez de atribuir la bebida a la locura…”. Las alucinaciones atroces del bebedor ya no lo dejarán. Es la época de “El cuervo”, de la máxima efusión de Poe como escritor y de su posterior y definitivo desplome, con la agonía de su mujer-niña, quien moriría a fines de enero de 1847 y por quien, el desconsolado amante, escribe “Annabel Lee:


“y así, durante toda la noche, permanezco tendido al lado
de mi querida, mi querida, mi vida y mi novia,

allá en el sepulcro junto al mar
en su tumba junto al mar sonoro”.


Poe empezó a temerle a la oscuridad y no podía dormir. Recaía en el opio y en el alcohol, y en la figura de otras vulgares musas de carne y hueso. Su vida se vuelve fluctuante y equívoca. Con escasos momentos de lucidez.
.
Imagen: Fordhamk, casa de Poe y Virginia

Con un final miserable, queda su vida ebria rezagada para siempre en Baltimore, allí donde descansará por fin su cuerpo , cuando los pétalos de las rosas aprendían a rondar los jardines de Westminster y el viento empujaba las sombras de otras muchas almas . Como si alguien llorara sobre el corazón de las cosas.

.

9 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué vida tan dura! Y qué bien lo explicas, femme! Besos ^_^

cuarentaydosymedio dijo...

En una época pasada de mi vida las novelas e historias de Edgar Allan Poe fueron mis favoritas. Sin duda fue una época turbulenta…
Solo la experiencia vital de Poe explica el contenido y el fondo de sus escritos. Femme, me has dado a conocer aspectos de la vida y la muerte de esta autor que desconocía y que me hacen ver y comprender su obra desde una perspectiva más amplia.
Gracias por esta información, gracias por el recuerdo que él supone para mí.
Un beso.

mojadopapel dijo...

Me ocurre igual que a 42ymedio, Poe fue un favorito en otra época de mi vida y se supone que a ti te ocurre parte de lo mismo que a los dos por tu entrada de hoy, tan extensa y profunda, sobre aspectos desconocidos de Poe....y estoy totalmente de acuerdo en que "el espiritu del poeta busca el ideal femenino", aunque dificilmente exista en la realidad.Besiños grandes.

Marina dijo...

¡¡¡¡Cómo que no existe el ideal femenino!!!! ¿¿y yo qué soy, una aparición?? Si Poe me hubiera conocido... cachis ...no le hubiera dejado morir, le habría atado a la pata de la cama y ¡Hala! a escribir, joder, con lo que a mi me gusta..........
Y es que eso de ser un romántico es mu malo, vive uno mu malamente. Chicos y chicas, ¿Nos pasamos al realismo...aunque sea el mágico?.

¡No me mateis!, que si eso ya voy yo dejandome largas las venas.

Un beso romántico de rosas y alcohol (No me gusta el coñac...¿Puede ser un vinillo?)

carmensabes dijo...

Me apasiona Poe...esa mezcla amo-dolor, que siempre me mantiene alerta...

Sensacional post, un lujo para el recreo visual y del alma...

Te felicito!!!

femme d chocolat dijo...

Pues la verdad que sí, Elvira. Supongo que siempre arrastró aquella melancolía generada en la infancia...

Mil gracias
^_^
*******

Es curioso cuarentaydos y medio, pero ese comentario tuyo es el general en todos los participantes del foro ( y lo sería en un porcentaje altísimo entre participantes de otros foros, seguro) ¡ lo que le habría gustado a Poe, seguramente, saber que su obra iba a ser de aceptación general ( por no decir pasión general) mundial, que casi todas las generaciones le han leído y disfrutado muchísimo, que pácticamente no hay nadie que vea la imagen de un cuervo y no lo asocie con él, que creó toda una "escuela" oscura, y que tien adeptos y fieles lectores hasta debajo de las piedras. Seguramente le habría gustado un montón, aunque puede que : no lo hubiera comprendido y que pensara que los locos éramos nosotros, jejeje.

Sea como fuere ha sido un personaje fundamental de la historia, y no sólo de la literatura, sino como digo creando "escuela", escuala que ha derivado en gentes como Tim Burton ( y toda su factoría) o grupos musicales y no sólo dentro del género Gótico, sino también del Heavy .

En fin, me alegra haberte traído un recuerdo entrañable ^_^
Un beso

femme d chocolat dijo...

Sí, yo creo que nos pasa un poco a todos, Mojadopapel; con poe pasa como con el chocolate: es dificilísimo encontrar a alguien que diga : no me gusta !

Bueno, es que los ideales no existen, yo creo, o al menos no suelen estar caminando por la calle; igual diseñados sobre el papel... pero de carne y hueso.... buf, ¡ qué va! , ni femenino NI masculino; ¡claro!, ahora se entiende porqué nos va como nos va, jajaja

******
Bueno, perdón, añado al comentario anterior que : CON LA EXCEPCIÓN DE MARINA, pero eso no cuenta, no te podemos cortar cachines y traernos uno a casa ¿o si?, porque si es que sí: me pido "primer" en la listaaaaaaa

Dí que sí, que un buen "atamiento a la pata´la cama": hace milagros

¿Hace un moscatel o un Tia María con unas pastas de anís?

Beso, cariño
********

Pues los que puede que te gusten mucho también , Carmen , son sus cuentos de humor, si sí, como lo oyes; humor negro, claro, no podía ser de otra manera, pero es un aspecto de él realmente estupendo y menos conocido.
Dejo aquí unos enlaces para descargarlo on line :

cuentos de humor y sátira; Edgar Alan Poe

http://planetalibro.net/ebooks/eam/ebook_view.php?ebooks_books_id=2982

http://www.librosdeluz.net/2007/02/cuentos-de-humor-y-stira-edgar-allan.html

Johan Bush Walls dijo...

Ah!, el maestro Poe, siempre es bueno revisitarlo, leyéndolo digo, pero si se puede visitar la tumba, mejor.

En mi blog estoy empezando una serie, se llama 200 años, que es una especie de homenaje al Edgarito.

Salú pue.

el Kontra dijo...

Que excelente post Femme, después de leerlo te compadeces de Poe, muy bueno te felicito. Un besote!