domingo, 8 de marzo de 2009

El libro de cocina de la señora Darwin





El libro de cocina de la señora Darwin


Clic en las imágenes, para ver en grande

2009 es el año en el que se conmemora el bicentenario del nacimiento de Darwin (1809-1882) , y el 150 aniversario de la publicación de "El origen de las especies"; pero lo que quizás no sepas es que unido a tan magno acontecimiento, el mundo editorial aparte de lanzar al mercado todo tipo de libros sobre Darwin ha anexionado al lote un libro recopilatorio de recetas de quien fuera su esposa, la señora Darwin, de soltera Emma Wedgwood y para más inri: su prima hermana.

Emma (1808-1896), fue una niña criada bajo el punto de vista clásico aunque en el seno de una familia liberal; tocaba el piano, hablaba idiomas, había viajado por Europa e incluso le gustaba hablar de política . De personalidad profundamente escueta, y casi casi bordeando la asepsia conductual, mantuvo siempre sus profundas creencias cristianas hasta el punto de no poder ser capaz de secundar la idea de la evolución de las especies por una selección natural sin intervención divina, que planteaba su esposo. No obstante fue justamente la fe de Emma la que logró que este matrimonio victoriano funcionase sin fricciones.

Down House, el hogar de los Darwin


Primos como eran , no sorprendieron sin embargo a nadie cuando en 1839 y cuando ella ¡tenía 30! (todo un reto para la época) decidieron unir sus vidas dos años después de que el científico regresara de su largo viaje por Sudamérica (aquel en el que recopilara los datos que le permitieron desarrollar sus teorias) .
Los Darwin se instalaron en Down House, en el condado de Kent donde el
naturalista, que había regresado muy mermado de salud tras su viaje, se dedicó al estudio entre visita y visita de amigos y los esmerados cuidados de Emma, con la que -por cierto- tuvo ni más ni menos que 10 hijos de los cuales sobrevivieron 7.


Los trabajos acerca de la evolución y, sobre todo, la muerte a los diez años de su hija favorita, Annie, tras una larga agonía , hicieron que Darwin abandonara su fe religiosa, pero no así Emma . Ella, al igual que muchas mujeres de su época , tenía por costumbre llevar unos pequeños dietarios en los que apuntaba mediante pequeñas y escuetas notas datos sobre su vida cotidiana, así como referencias a las medicinas que había que administrar , y los distintos elementos que había que añadir a ciertos alimentos para evitar que proliferaran en ellos las bacterias , amén de ¡cómo no! las típicas recetas de cocina victorianas de las que Darwin y sus siete hijos y 12 criados daban buena cuenta. Y son precisamente esas notas las que se acaban de publicar ahora.


El comedor de los Darwin en Down House


Desde la forma correcta de hervir el arroz a los métodos para prolongar la vida de frutas y verduras, carnes y pescado impidiendo que crezcan sobre ellos los microbios, a grandes rasgos en las 40 recetas de la Señora Darwin abundan fundamentalemente los procedimientos para evitar que los alimentos se echen a perder a causa de hongos y bacterias. Fórmulas de mermeladas, jaleas, encurtidos y salazones recorren sus páginas, así como un procedimiento poco frecuente : el uso de alumbre (sulfato de aluminio) para una receta de salsa para pescado, que posiblemente persigue el mismo propósito que el limón : encubrir el sabor de un producto poco fresco (del mismo modo que se emplean el vinagre, el vino y los licores) .

El "Mrs Charles Darwin's recipe book", ("El libro de cocina de la señora Darwin" ) presenta algunos de los platos favoritos del naturalista tales como los champiñones a la parrilla y el hojaldre de queso. Pero sin embargo no recoge referencia alguna acerca de los extraños animales que, llevado por su curiosidad extrema, Darwin comió a lo largo de su vida (halcones, pumas, armadillos, búhos e iguanas, entre otras). Pero eso sí, una tras otra, las recetas de Emma se caracterizan por incluir en ellas elementos fermentados que evitan a su vez la proliferación de otra serie de microorganismos SI perjudiciales para la salud.



Muy pintoresca resulta por ejemplo la receta que incluye la salsa de soja (tan empleada en la cocina china) como condimento para preparar unos medallones de vaca. (La soja se produce a partir del fermentación de la judía con un moho) . Y en varias recetas de pudines se instruye al cocinero para añadir un licor para el que se emplea el nombre genérico de brandy* (*con el mismo proceso de fermentación que la levadura) Así como queda perfectamente descrito en varios platos otro ingrediente: el queso; un alimento al que la colaboración de microorganismos como bacterias y hongos aporta sus distintos sabores característicos .
Tanto el Streptococcus cremoris del Cheddar como el Penicillium roquefortii de los quesos azul y roquefort eran por lo que se ve muy bienvenidos a la mesa de los Darwin.


El libro, obra de Dusha Bateson y Weslie Janeway, quienes han tenido acceso a los archivos de los Darwin en la Universidad de Cambridge, ayudará a financiar proyectos de investigación de las cartas del autor de "El origen de las especies", guardadas en dicha institución académica.


Bienvenido sea entonces

.

11 comentarios:

Manolo dijo...

Hay que ver lo que se aprende buceando en libros de cocina. Muchas gracias, Femme, por traernos este aspecto, desconocido para mi, de la vida de la familia Darwin.
Un beso

Elvira dijo...

Muy interesante, femme, como siempre. Que conste que a mí me encanta el limón con el pescado muy fresco: por ejemplo, un lenguadito a la plancha con perejil y limón está riquísimo.

Besos ^_^

Anónimo dijo...

psicologa de ponferrada ha abusado su paciente: http://youabusedher.blogspot.com/

SeaSirens dijo...

Siempre me traes algún aroma...hoy...aroma a evolución, cratividad y vida.

Curiosa esta edición de su esposa y justo que se publique ahora.
Sin duda, para el tiempo en que estaban, una doctrina de cocina muy avanzada.

Besitosss femme y gracias por estar siempre, siempre!!!

mojadopapel dijo...

Que curioso, la verdad que nuestras abuelas tenian costumbre de coger apuntes de secretillos cocineros...nosotros ahora ya no necesitamos tanto secreto, nos vienen las recetas elaboradas y platos semipreparados...como cambian los tiempos!!!!

Besos fuertes campeona.

carmensabes dijo...

"No recoge referencia alguna acerca de los extraños animales"

Eso es porque Emma, nunca creyó en la teoría de su marido...por lo tanto ese tema era algo tabú en la relación...

De todas formas creo que la soja les gustaba mucho a ambos, a mí me chifla...y el hojaldre de queso ni te cuento!!

Besiños varios!!!

femme d chocolat dijo...

Es bueno hacer que la información circule, Manolo, al menos entre ciertas gentes "inquietas", como somos nosotros . Todos aprendemos de todos, y así es como debe ser.

Un abrazo grande
*****************
Sí, Elvira, a mí también me gusta con limón ( y fresco^_^), pero como bien sabes, el limón es un poderoso aséptico. Imagino que por eso lo emplearían, más que para enmascarar el sabor.

Besos
************

Terrible historia, Anónimo; sin duda

En fin, yo espero que se solucione todo del mejor modo y más justo posible. Y con la mayor de las suertes para quien no tiene culpa.

Un abrazo.

femme d chocolat dijo...

En verdad hoy aroma a tolerancia, Seasirens. ¿Sabías que Darwin se negaba una y otra vez a publicar sus teoría sólo por no dañar a su mujer en sus creencias? INCREÍBLE, ¿NO? Lo retrasó durante tiempo y tiempo .Todo un trato de cortesía el que tenían entre ellos estos 2 . Ahora es casi inconcebible imaginar algo así.
Sí, obviamente eran 2 mentes muy modernas para la época.
Gracias a eso se mueve el mundo.

Un beso bonita, lo mismo te digo ^_^
********

Es verdad, Mojadopapel. ¡te imaginas a nuestras abuelas y bisabuelas pudiendo acceder a los fantásticos libros de cocina, o archivos en la red?, jajaja. No se yo si hubieran guisado algo, seguro que habrían estado mirando fascinadas ... Como yo misma cuando me engancho por ahí a buscar. jajaja


Besos fuertes, por cierto ¿qué día es tu cumple?

************
Era un tema delicado, sí, y una relación de lo más peculiar, bordeando la asepsia, el escepticismo, el desafecto y a la vez la comprensión el cariño, y la compañía, todo junto y a la vez . Una relación para leerla con calma y darse cuenta de qué otra batalla ingente llevaron personalmente estos 2 enfrentándose a la demolición de todo un mundo establecido. Verdaderamente valientes ambos, incluída ella que, no me quiero ni imaginar lo que debía de pensar sólo de imaginar que su marido no creía en nada... o al menos no en nada superior que otorgara a la vida una cierta lógica y por ende "tolerancia" de reveses.

Todo un personaje

No he leído nada sobre la soja y estos 2 más allá de lo que puse. ¿Les gustaba mucho entonces?
Sí, el hojaldre de queso es la pera, y si es aún encima con puerros ya ni te cuento! ^_^


Besiños, cielo

el Kontra dijo...

Interesantísimo femme, vaya recetas, bues post, besos.

femme d chocolat dijo...

Gracias, Kontra

La verdad que son unas recetas muy peculiares...vistas desde "otro aspecto"

Besos
********
((Llegó el correo? Me cai de la red justo al enviar. Pero teóriamente el hotmail lo DA como enviado. ¿Es así?


UN BESO GRANDE

Anónimo dijo...

Las relaciones de entonces estaban basadas en el respeto -aséptico-, pero sólo a veces.
En la actualidad, las relaciones están basadas en el respeto -aséptico- pero sólo a veces...¡caramba qué coincidencia!