sábado, 9 de enero de 2010

Comisario Maigret ...y señora



Comisario Maigret ...y señora




Dio como de costumbre, una mirada a sus ventanas, quedó algo sorprendido al ver que la del comedor, a pesar del sol que daba de lleno, estaba cerrada. Subió pesadamente la escalera y torció el pestillo de la puerta que no se abrió. A veces la señora Maigret, cuando se vestía o se desnudaba, echaba la llave. Abrió con la suya, se encontró envuelto en una nube de humo azulado y se precipitó a la cocina para cerrar el gas. En la cazuela, la gallina, la zanahoria y la cebolla no eran más que una costra negruzca. Abrió todas las ventanas y, cuando la señora Maigret, agotada, empujó la puerta, media hora después, le encontró instalado delante de un pedazo de pan y un trozo de queso.
-¿Qué hora es?
-La una y media -dijo él tranquilamente. Nunca la había visto en semejante estado, con el sombrero torcido, y los labios agitados por un temblor.
-Sobre todo no te rías.
-No me río.
-Ni me regañes tampoco...

Maigret y el tercer hombre






Clic en imágenes, para ver en grande

¿Cómo dices? , ¿que su nombre no te suena?
.
¡Eso es que no has leído Simenon!


Cosa que .. si yo estuviera en tu piel, no me perdería, pues has de saber que Georges Simenon (1903-1989) es uno de los mejores escritores de novela policíaca , y su serie de Maigret, un peculiar inspector de policía , puede que dieran más de una idea a la creación de otro clásico de lo policíaco y la investigación.

Sí, lo has adivinado, ¡efectivamente! , estoy hablando del inolvidable Colombo... Y señora. Si bien , en el caso de Maigret, la tal señora ... era real.
No hombre no, no de la familia real, real de que cuando ella preparaba un bocata, bajaba primero a la compra y la veía el tendero ... No como en el caso de Colombo que , puede que haberla la hubiera ... pero ... ¿dónde?
.

Eso, mi querido Watson, ha sido siempre y será un misterio.
.
En el caso de la saga de novelas de Simenón, la esposa de Maigret es real y cotidiana, ¡y hasta tiene nombre! , Louise, para sus allegados, si bien su madre -de siempre- ha preferido Henriette.
.
Imagen: Stanley Spencer


Como digo pues , Louise/Henriette tiene familia y lugar de nacimiento. Y .. por tenerlo, lo tiene hasta él. Sí, porque aunque madame Maigret siempre le llame cariñosamente, Maigret, sin más, hemos de recordar que él tiene un nombre : Jules


Ah ... qué sería de Jules Maigret sin ella! Qué sería -sobre todo- del estómago de Maigret sin ella, si todo lo que guisa Louise le sabe a bendición.
.
Y es que , esté metido en el jaleo que esté metido el prota, el autor siempre cuela una cuña en sus novelas que nos acerca al personaje, nos lo hace un hombre normal y cotidiano, incluso con ese punto hogareño, si bien eso de "hogareño" es sólo de medio refilón. Pero siempre, en un momento u otro , podemos leer en la obra de Simenon lo que come Maigret, ha comido, o va a comer.
.
Su encantadora y siempre predispuesta esposa, casi bordeando lo sumiso, se las pinta sola en eso del arte culinario de andar por casa. Y sobre todo en eso de traerle su café con croissants. Aunque para ello se tenga que levantar a una hora en la que casi no han puesto ni las calles.

Imagen: Sally Storch


Pero a decir verdad, todo hay que decirlo, hay que ver cuando sabía Simenón de cocina ... ¡Quien iba a pensar que este autor polifacético, siempre parapetado tras su pipa, fuera en realidad un "cocinillas"!
.
Pues ya ves.

Imagen: Georges Simenon

Escondido , en este caso, bajo uno de sus 27 pseudónimos, el de Georges Simenón , ni corto ni perezoso y con una soltura de narrativa que para qué, se sacó de la manga una serie policíaca que le catapultó tan a la fama que incluso varios de sus libros fueron llevados a la gran y a la pequeña pantalla , y en las que su esposa - no podía ser de otro modo- sale de modo referencial; no es para menos, cuando es un tipo de personaje de relevancia tal que hasta cuando él la conoció ( Maigret, no Simenón) ella se lo ganó a él por el estómago ...
.
(...Cosas de antes ...)
.
...Y lo hizo ni más ni menos que con unos pastelillos...


«Se han dejado los mejores: pruebe éstos».

No es de extrañar pues que Maigret no pierda la ocasión de alabar ante otros las cualidades de su esposa haciéndola popular tanto que , tampoco para el mundillo editorial Eloise ha pasado desapercibida.

Imagen: Rupert Davies y Helen Shlinger

A nivel particular, quiero decir. Habeis de saber que salió no hace mucho al mercado un libro llamado "Las recetas de madame Maigret " (Le cahier de recettes de madame Maigret. Robert J. Courtine) y con prólogo del propio Simenón, en el que , entre otras, se recopilan aquellas recetas de las que Simenón de un modo u otro da cuenta en sus novelas.


«le quedaban 200 metros de caminata para llegar a su casa en donde reinaba un olor de caballas al horno. La señora Maigret las ponía con vino blanco a fuego lento, con mucha mostaza».

Maigret y el asesino


Y es que, el punto, o mejor dicho contrapunto -a veces humorístico- , pero sobre todo cotidiano, que Madame Maigret aporta a las novelas es tal que, incluso en Rotterdam existe un restaurante que lleva su nombre "Bistro Madame Maigret ".


"–¿Crees que vendrás a cenar?
Lástima de almuerzo, había hecho unos caracoles…"

¡Vaya por dios, y resulta que los caracoles a la alsaciana es precisamente uno de los platos predilectos de Maigret!

Pero no sólo hay caracoles en el libro, también sale la receta de una exquisita brandada de bacalao, el famoso pollo al vino de madame Maigret ... para el que ella ( y como algo exclusivo, su toque especial) usa un brebaje , una especie de kirsh, hecho por la cuñada de Maigret... Y que también queda reflejado en el cuaderno.


Maigret ha tenido que resignarse a ceder su lugar a Torrence. Pasa rápidamente por su casa. Madame Maigret está contrariada: su hermana ha venido de Orléans, ha preparado una cena muy especial, y su marido, después de haberse afeitado y cambiado de ropa, vuelve a irse anunciando que no sabe cuándo regresará

El hombre en la calle

Y es que , sea como fuere, cuando no son los personajes de Louise o Maigret quienes mencionan alguna receta, es cualquier otro personaje quien lo hace.

Bares, tascas y atracones a base de sandwiches por parte de un tercero, brasseries, restaurantes, invitaciones a casas de otros, sucias cocinas testigos de crímenes, viajes por el extranjero con suculenta invitación incluída... cualquier excusa es buena para incluir un punto de cotideanidad gastronómica en las novelas de Simenón.


Lo dicho, una lectura amena y muy recomendable, pero que puede que acabe abriéndote el apetito.

12 comentarios:

Elvira dijo...

Mi padre era un fan total del comisario Maigret, y yo todavía no he leído ninguna novela de Simenon!!! No tengo perdón. Pero lo remediaré. ¿Me recomiendas alguna novela en particular? Para empezar con buen pie.

Me ha gustado mucho leerte, como siempre, y me propongo leer al menos una novela suya este año.

Besos ^__^

pluvisca dijo...

Que ameno lo has hecho femme, me encanta tu forma de intercalar las historias, sin olvidar nunca la sabrosa comida.

He leido bastante de este autor y me gusta.

Por cierto, lo del pollo quemado me paso a mi hace muchos años y estuve 15 dias oliendo a humo buffff

Un abrazo

La luna dijo...

Me chifla el autor.
Y desde luego ella no pasa desapercibida.

Felicidades. Me encanta como describes.

Feliz sábado a todos

Fandestéphane dijo...

Yo he leído "L'home que mirava passar els trens", y porque era de una colección de novela negra que publicó el diario AVUI. No he leído nada más ni tengo ninguno en la estantería.
Leyendo lo que cuentas, casi estoy por asegurar que Montalbán se inspiró en Simenón para escribir las novelas sobre Pepe Carballo.

Te robo la foto del París Match.

Un beso, Femmmmmmme.

francisco aranguren dijo...

Y es esto lo que cuenta. Lo cotidiano. Los burgueses lo somos, queramos o no, porque nos enamoramos de lo cotidiano, de esas pequeñas cosas, de esos pequeños placeres, de la cocina, de la toilette, del vestir...pequeños placeres que nos hacen felices y quizás fáciles, dóciles -en términos políticos- al poder.

Nina Maguid dijo...

Delicioso como todo lo tuyo, sabes encontrarle el puntito escondido a cada cosa.
Me apasiona esa relación de los detectives literarios con la comida, ¿será porque la intuición y la curiosidad se aplican en ambos campos? También el Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán es un gourmet. Y el Comisario Montalbano de Andrea Camilleri, cuyo apellido es un homenaje del autor a Vázquez Montalbán. Las novelitas de Andrea Camilleri en versión original son tan exquisitas como los manjares que consume su protagonista, pero también apetecen preparadas en otros fogones lingüísticos.
Eso sí, detrás de Carvalho y Montalbano no hay una mujer, salvo alguna compañía ocasional para amenizar su soltería.
Gran género el policíaco, era de cajón que tenía que gustarte.
Besazos.

Marina dijo...

He leido varias de sus novelas, a mi padre le encantaban. Pero tengo un recuerdo algo borroso de ellas, creo que las leí con una edad imposible. Yo leía todo lo que mi padre leía, a veces lo entendía y otras no... con el tiempo fue al revés...
Lo apunto como asignatura pendiente.

Un beso requetenevado. No te puedes imaginar el tiempo que hace por aquí.

Por cierto, no te he contado que he ido a casa de Elvira y me la quedo jeje

Montse dijo...

Pues no he leído nada de este comisario y es raro, porque la novela policíaca siempre me ha gustado mucho (A.Christie y Arthur Conan Doyle) y me ha picado la curiosidad...

Ultimamente, desde que blogueo, no leo nada y me sabe muy mal ¡si es que me falta tiempo!, y tengo una lista enorme de títulos para leer que llega a la luna, por lo menos.
Así que no vendrá de un titulillo más o menos ¡a la lista que va este comisario y su encantadora señora!

Un beso muy grande.

mojadopapel dijo...

Me pasa igual que a Marina, no tengo tiempo de leer ultimamente, pero si estoy de acuerdo contigo que se nota perfectamente en qué artistas, escritores, directores de pelicula, se pierden por los buenos platos. Y es que el buen comer y beber es uno de los mayores placeres.

Femme d chocolat dijo...

Pues la verdad, Elvira , es que son tantas que no sé... Si tienes acceso a los libros de tu padre casi cualquiera que cojas de los que tenga estará bien .
Normalmente te recomendaría que cogieras de los del principio que quizás sean los de espíritu más puro . O mejor todavía, que directamente que eches un vistazo a la primera página y ..."lo que te pida el cuerpo" ( ese es mi consejo). Los hay más famosos que otros, pero a mí personalmente no me gusta fiarme de eso. Yo desde luego -como tú- me dejo llevar por la intuición, y creo que leer como arranca el libro que encuentres por casa es la mejor manera.

De todos modos hoy dejaré un adelanto.

Un besico
*********
Gracias, pluvisca ^_^

Jajaja, lo del pollo quemado nos ha pasado a más de una... jajajaja y la verdad es que el tufo que se queda es morrocotudo...

UN ABRAZO
********
Gracias, La luna. Me alegra que te guste

Un abrazo
*******
Esa no la he leído yo. La verdad es que por casa tengo unas 6 o 7 sólo, pero deben de ser un porrón.
Es muy posible que Montalbán se inspirara en él, aunque no creo. Me da la sensación de que Montalbán se inspira más en él mismo , que es un fantástico gourmet.

Roba, roba lo que quieras, lo que haya aquí es tuyo, ^_^

Un besote gordo, fande
*******

Femme d chocolat dijo...

Muy cierto lo que dices, Francisco. Estoy de acuerdo.

La gracia de la vida está en lo pequeños placeres, los placeres "sencillos"

Bienvenido al blog

****************

Gracias, Nina; mira quién habla!!!! ^_^
Es muy posible sí, que sea un paralelismo intuitivo que pretenda marcar el autor, mira Miss Marple ... que a menudo daba con el quid mientras guisaba o similar .

Me encanta!, cada vez que abres la boca es para aportar una fantástica información. Contigo hay que ir con bloc de notas, para apuntar!, jajajaja. Eres un listado de temas a tratar en el futuro. GRACIAS!!!! (( tomo buena nota de todo; los iré preparando!))

Es que yo creo que las líneas de Montalbán y Camilleri son distintas también, ( A CAMILLERI NO LO HE LEÍDO, LO CONFIESO) pero Carvalho es más áspero de lo que sería Maigret, que lo veo como más cotidiano, creo, siempre con su pipa y tal, que le da un punto de calor .., de "hogar" ; me parecen líneas distintas .

Síiiiiiiiii, de cría era absoluta fan del género, me leía todo lo habido y por haber, fuera para niños o no. Ahora hace bastante que no leo novela negra. Mucho.

Un beso enorrrrrrrrrrrrrrme, y gracias siempre
*******
A mi madre le encantaban también, Marina. Yo también fui tempranera, y luego me dio por leer otras cosas.

Sí??, está todo nevado???????????????????? igual sería mejor retrasar unos días el envío?, ya me lo estoy cuestionando, no te creas que no!!! Igual sería mejor más adelante?

Ahhhhh, me parece genial que te quedes CON (nada de A), jajajja Elvira , te encantará!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

PERO CON, que "semos" muchos los que queremos un cachito de Elvira ^_^

Un besico, cariño
************

Es muy ameno , Montse, y Simenon muy ágil escribiendo.

Jajaja, es lo que pasa, que a todo no se llega... Yo si blogueo me quedo sin tiempo cara casi nada. Te comprendo muy bien!!!!

Un besico gordote
**********
Sí, sí que se nota, mojadopapel, se les escapa por los 4 costados... siempre queda una referencia en alguna parte.

Dí que sí, que es un placer del que ni nos damos cuenta delenorme deleite que es.

Un besote grade

Anónimo dijo...

A partir de septiembre de 2012, la editorial Acantilado emprenderá la publicación de la obra completa de Simenon. Los primeros títulos serán: Los vecinos de enfrente, La casa del canal, El perro canelo y El gato.