martes, 5 de enero de 2010

A la sombra de las muchachas en flor

Imagen: Henri Gervex



A la sombra de las muchachas en flor
(fragmento)



A aquel restaurante solían ir no sólo demi-mondaines, sino también gente de la más elegante sociedad, que iban a merendar a las cinco o que daban allí comidas. Las mesas de merienda estaban colocadas en una larga galería cerrada con vidrieras, estrecha en forma de pasillo, que ponía en comunicación el vestíbulo con el comedor; por un lado daba dicha galería a la jardín, del que estaba separada únicamente por unas cuantas columnas y por las vidrieras, algunas de ellas abiertas. De esta disposición resultaba que allí siempre había corrientes de aire, bruscas e intermitentes oleadas de sol, y una claridad tan cegadora que casi no se veía a las señoras que estaban merendando; de modo que las damiselas se apilaban de dos en dos mesas a lo largo del estrecho gollete, y como hacían visos a cada uno de sus ademanes para tomar el té o al saludarse unas a otras, la galería venía a asemejarse a un vivero de peces o a una nasa donde el pescador junta muchos pececillos que asoman la cabeza casi fuera del agua, y que bañados por el sol relucen con cambiantes reflejos.

Unas horas después, durante la cena, que se servía, claro es, en el comedor, se encendían ya las luces, aunque fuera aún había claridad, de suerte que en el jardín veía uno, junto a los pabellones iluminados por la luz crepuscular y que parecían pálidos espectros nocturnos, alamedas de glauco follaje atravesadas por los últimos rayos solares, y que vistas desde el iluminado comedor parecían, allí detrás de los cristales -no como las damas de la merienda en el pasillo azul y oro, peces dentro de una red húmeda y chispeante-, vegetaciones de un gigantesco acuario, verde pálido, alumbradas con una luz sobrenatural. Levantábase la gente de las mesas: los ivitados, durante la cena se entretuvieron en mirar a los de la mesa de al lado, en preguntar quiénes eran, en reconocerlos, y estaban muy bien sujetos con perfecta cohesión allí alrededor de su mesa; pero la fuerza de atracción que los hacía gravitar en torno a su anfitrión de aquella noche perdía mucha potencia a la hora del café, que se servía en la misma galería de merendar; solía ocurrir que en el momento en que toda una mesa de invitados pasaba del comedor al pasillo, alguno o algunos de sus corpúsculos la abandonaban porque habían sufrido la fuerte atracción de la mesa de enfrente, y se desprendían de su grupo, en el que venían a sustituírlos damas y caballeros de la cena rival, que se acercaban a saludar a unos amigos y se iban en seguida, diciendo, "Bueno, me marcho a buscar al señor X., es mi anfitrión de esta noche." Y por un momento se podía pensar en dos ramilletes distintos que cambiaban entre sí algunas de sus flores. Luego la galería se quedaba también desierta. A veces, como aún no había luz, aun después de terminada la cena el largo corredor se dejaba sin encender, y parecía, con aquellos árboles que se inclinaban al otro lado de las vidrieras, la alameda de un jardín frondoso y oscuro. Y alguna vez, entre sus sombras, quedaba, sentada en la mesa una dama rezagada




Marcel Proust
En busca del tiempo perdido

14 comentarios:

Fandestéphane dijo...

¿Quieres creer Femmmme que terminé de leer "A la sombra de las muchachas en flor" la última semana de mili?. Lo leía en la biblioteca del cuartel, y me duró unos 8 meses. Lo acabé porque ya me iba y quería terminarlo. Fué una lectura muy densa y las pausas que hacía no me ayudaban en nada. Mi juventud también ayudaba a comprenderla poco y el estar en un ambiente hostíl y deseando que llegara la licencia rápidamente, muchas veces prefería entrar a la cantina que a la biblioteca.
Tiempo después, leí "Por el camino de Swann" que también forma parte de la colección de "En busca del tiempo perdido". Estoy muy atrasado en lectura últimamente, desde que miro tanto la pantalla, leo menos, pero me gustaría volver a leerla y tu post me ayudará a que lo haga.

Besos suaves como una flor

Cata dijo...

¿Qué descripción, no?, uno no sabe si lo importante de lo expuesto se concentra en la acción y presente de los personajes o en la plástica de los colores en movimiento de la "película" que se desarrolla ante los ojos del observador-escritor. Él mismo cierra la escena con la foto fija de un personaje solitario...

Algún día tienes que desvelarnos el por qué de tu elección de cada fragmento. De esos y no otros. Aunque lo que sí se puede ver es que siempre nos ofreces los "bocados exquisitos" y las elaboraciones más chispeantes en cada una de tus entradas.

¡Pues, otra vez, gracias!

pluvisca dijo...

Ayyy femme, sabes elegir los fragmentos, porque a mi Proust no me gusta demasiado y eso que lo he leido casi todo de él ( de eso hace mucho), y has sabido elegir un fragmento precioso.

Impregna el interior...gracias por tu sensibilidad, por compartirla.

Un abrazo

valnouveau dijo...

Si, estoy de acuerdo con Cata, explícanos el por que de los fragmentos ;)
saludos

Elvira dijo...

Y yo que no he leído nada de Proust... Me ha gustado tu fragmento, Femme. Me recuerda un poco a algunas descripciones que hace Thomas Mann en La Montaña Mágica.

Besos ^__^

Odel dijo...

Hace mucho que tengo en mente leer algo de Proust, pero me da un poco de miedo,tiene una lectura muy densa me han dicho, pero ahora con este fragmento quizas sea la hora que me decida.

Marina dijo...

Hola enana,¿Tú de dónde sacas tiempo para estas cosas?
Cuando vuelva a trabajar no sé si tendré tiempo de atender el blog...me tienes que escribir la fórmula...lo de no dormir ya lo pongo en práctica.

Te quiero corazón.
AH, lo que me dices en el correo, perfecto.

Femme d chocolat dijo...

Jajaajaja, Fande, pues anda que leer a Proust en plena mili ... eso sí que es surrealista total!!! ^_^
Es difícil. Hay que tener mucha costumbre de leer para poder digerirlo de una tacada sin perderse. Su estilo es complicado, va y viene, envuelve y regresa y todo sin un punto y aparte. Apenas.
Desde luego no es una lectura recomendada a principiantes ( según yo lo veo) ahora ... que es delicioso si concuerdas: eso sí. Pero hay que concordar.
También son mis preferidos los 2 que citas, en los que encontré más puntos de contacto conmigo.

Besos gordos.
**********
Proust es muy peculiar, Cata, a menudo, como bien dices no se sabe muy bien dónde reside lo importante , quizás sea ésa su característica principal, en la que él se hace un TODO con el entorno; es casi casi como si forma parte del aire.

Pues a ver, la selección de fragmentos la hago en base a un requerimiento principal :QUE VERSE SOBRE GASTRONOMÍA O MUNDO GASTRONOMICO Y ALEDAÑOS en alguno de sus párrafos, esto es: se describa un alimento; un local, mercado, cafetería etc; un olor de comida, una bebida, celebración, gentes que trabajen en algún sitio donde se ofrezcan alimentos o bebidas etc etc . ( idem que hago con los cuadros)
Esa es la pieza básica fundamental , luego, aparte tiene que ser un fragmento que yo haya leído y recuerde, o esté leyendo en esos momentos y transcriba, o vaya navegando por la red y de pronto me lo encuentre.
Normalmente suelo hacer trabajo de stock, esto es: cuando tengo tiempo voy preparando entradas, tanto de cuadros, como de historia, o de fragmentos de texto. A veces las dejo en descanso hasta que recopilo el material suficiente, o la imagen que la ilustra. Otras veces las dejo completamente terminadas y a la espera de colgarlas en el momento que considero adecuado.
El criterio para colgar una u otra entrada ( excepto cosas especiales tipo halloween , navidad ect, que intento hacer coincidir con sus fechas oficiales) es : NINGUNO. Simplemente las voy colgando "como me pide el cuerpo", según creo que van más o menos armoniosas en el blog .

En el caso concreto de la entrada de hoy SE DEBE A UNA PETICIÓN QUE ME LLEGÓ POR CORREO, no del fagmento en sí, sino de ALGO DE PROUST. Una lectora me preguntó si tenía (aparte del que ya había colgado -el famoso de la magdalena-) algún otro fragmento de Proust, o cuadros que pudieran encajar con aquello que Proust describe en su saga . Quedé con ella en prepararle alguna otra cosita más, porque recordaba que la saga tenía más fragmentos que podrían encajar en el blog. Le pedí un pelín de paciencia y que dejara pasar estas fechas , pero que en cuanto pudiera lo colgaría en el blog. Y así ha sido. Rastreé los libros, y encontré varios pasajes, de los cuales este ha sido el primero . Esa es la sencilla explicación.
Tema: café/ cafeteria/restaurante
Autor: una solicitud: Proust
Colgar ese pasaje y no otro: porque tenía en mi archivo la imagen de Gervaix, que le iba que ni pintada !, jajajajajja

Pero vamos,salvo casos concretos, normalmente cuelgo las cosas según me apatece verlas en ese momento, Cata.

Espero haber aclarado tus dudas. UN BESOTE GORDO, GUAPA^_^

Femme d chocolat dijo...

************

Es que Proust se nos queda muy denso hoy en día Pluvisca. Nuestras mentes están acostumbradas a un mundo pubicitario que va a toda velocidad.. y claro... para zamparse a Proust hay que haber leído mucho, que te apasione la lectura, y sobre todo estar centrado y con tiempo. Si no, la cosa se puede hacer francamente peliaguda.

UN BESOTE, BONITA
**********
Valnouveau, arriba , en el mensaje a Cata tienes la explicación ^_^

Un saludo
********
Sí, Elvira, son un poco esa misma línea. Es narrativa muy descriptiva.

Besos, ¿qué tal van los días?
*********
Jajaja, Odel, es que da miedo, a no ser que te enganche. Pero si te engancha: estás salvada.

Un besote
********

JAJJAJA, Marina, pues mira que te iba yo a preguntar lo mismo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, jajja . Ahora tengo que retomar la vida anterior, de clases, cursos y tal .. y se me está haciendo de un cuesta arriba que no veas, no sé ni por donde empezar ... toi perdíaaaaaaaaaa, miro alrededor y me dan ganas de pedir socorrín, porque ¡ vaya tela! jajajjajaja, no sé ni dónde tengo las patas. jajaj las navidades me han dejado resacosa y haciendo cof cof....

Y yo a tí también te quiero un montón!!!!!!!!!!

El lunes mismo salen para allá! ^_^

BESOS BESOS ^_____________^

Aquí me quedaré... dijo...

Me gusta la explicación que has dado de la elección. Cuando lo veo escrito parece fácil, aunque me doy cuenta en trabajo interior. lleva su tiempo el tema.

Proust, es para saborearlo poco a poco y no tener prisa. Si no es así, atraganta.

Me encanta la escritura descripitiva y así y todo, cuesta.

un abrazo

Cata dijo...

¡No sé qué me gusta más, Femme, tus entradas o tus explicaciones!,

Se ve que tu curiosidad siempre es el ingrediente base de cada receta y se convierte así en la sustancia que nos alimenta... ¡Pura Delicatessen!

Gracias por dedicarnos tanta atención. Haces que todo sea interesante y divertido. ¡Un lujazo!

jorge dijo...

Un fragmento precioso de un escritor que me cuesta digerir.

Para un amante de Carver como yo nada, quizas, mas distante.

Lo lei de joven, hace mucho, pero no me quedaron ganas de relectura.
Quizas un poco mas adelante me atreva otra vez.

El cuadro precioso.

Femme d chocolat dijo...

Bueno, Aquí, me gusta tomarme mi tiempo para hacer las cosas lo mejor que puedo. Unas veces me resulta más sencillo o conocido que otras. Pero siempre intento que queden bien.
Sí, Proust es para tomárselo con calma. Y paladearlo.

UN BESOTE
********

jAJAJA, CATA, soy exhaustiva, no? pero bueno, si me preguntan algo me gusta responder lo mejor y más claro posible. Sí, la curiosidad con ánimo de aprender puede que sea mi característica fundamental ^_^

Gracias, preciosa!

*********

Es que no es sencillo, Jorge, y menos hoy día que nuestras velocidades mentales y visuales son otras.

CARVER es una magnífica elección también. Los tiempos cambian. Y el lenguaje descriptivo o narrativo: también.

Me alegro de que te guste el cuadro

Anónimo dijo...

hola! me pueden decircuales son los personajes y su perfil psicológico es que los necesito para un deber ...please