sábado, 26 de septiembre de 2009

Napoleòn Bonaparte , la vida en conserva



Napoleòn Bonaparte , la vida en conserva



Clic en imágenes para ver en grande

Pues sí, no me pienses majadera , que es que resulta que : las latas de sardinas que tantísimo nos gustan son poco menos que un invento suyo .

¡Qué me cuentas!

No ,no tanto, pero sí que gracias a él se difundieron como método eficaz para la alimentación .

No, si no me extraña que el buen hombre se pusiera él mismo la corona...¡ como para no hacerlo!

Y es que, ya antes de que perdiera la batalla de Waterloo, sí aquella que cantaran los Abba, y mucho antes de que persiguiera por los pasillos a Josefina y su escote; mucho antes de todo aquello... Napoleón se hizo aficionado a los pucheros.

Lo que le gustaba a este hombre disfrutar de una salsa es sólo algo que él sabe, claro, pero lo que sí se sabe es que disfrutaba tanto "untando" que , en más de una ocasión, tuvo que llamar apresuradamente a su mayordomo Constant para que le trajera ropa nueva, no fuera a ser que el personal le viera llenito de lamparones , que no es plan.
.

Y es que claro, con los cocineros tan magistrales que tenía trabajando para sí, no es de extrañar que ""untara"", no...

Peculiar y casi tiránico en su comer, le gustaba hacerlo solo , y en la mesa debía haber presentados una gran variedad de platos para así ir eligiendo sobre la marcha: "este sí, este no".

Y también era desconcertante hasta decir basta, pues se cuenta que en una ocasión se quejó a su cocinero preguntándole por qué él nunca comía crépinettes de cerdo.

El cocinero argumentó que era un plato poco fino , a lo que Napoleón enfurecido replicó: "¡Qué me importa! Quiero crépinettes de cerdo" .

Las tuvo, claro , pero cuando pasado algo de tiempo, volvieron a repetir el plato: ¡Mon dieu! casi casi rodaron cabezas . A Napoleón :"no le gustaba la comida de cocina de palafreneros".

Pá´habernos matau...

Por lo visto lo que sí le encantaban eran las patatas y el pollo (y de hecho gracias a sus campañas militares las patatas se introdujeron por la puerta grande en España; pero eso es otra historia...) ; así como las lentejas, las judías y las pastas . Sus platos preferidos eran el Ragú de cordero y la Morcilla a la Richelieu (con compota de manzanas) . Y su vino preferido un Borgoña de primera ... ¡mezclado con agua!
.
(((¡¡¡Sacrilegioooooooooo!)))
.
( ...y porque no había casera, que si no ...)

La batalla de Marengo



Pero si hay algo que une impepinablemente a Napoleón con la cocina es el famoso Pollo Marengo . Aunque los datos son contradictorios y no se está seguro de su fiabilidad.

Resulta que por lo visto andaban de batalla el 14 de junio de 1800, austriacos y franceses en los alrededores de Marengo (Piamonte italiano), cuando les dieron las tantas de la tarde , apuntico de vencer y todavía sin comer . El general Desaix propuso a Napoleón continuar batallando , pero aquel ni corto ni perezoso le soltó un : "Allá usted, yo, por mi parte, me voy a comer".

Y héte aquí a un cocinero, de nombre Dunand , corriendo que se las pelaba para darle de comer al jefe en una "cocina" de campaña a la que no había llegado el tren de suministros y en la que no quedaba ya casi ni el perolo .

No le quedó más remedio que enviar a varios soldados a buscar por los alrededores cualquier clase de alimento pues estaban a punto de celebrar el canto de victoria entre filas ... así que estos ,muy obedientes, regresaron con pollos, ajos, tomates, cebollas, aceite, y huevos , a los que un sagaz Dunand agregaba coñac rebajado con agua.

Se dice que un nuevo plato nacía aquella misma tarde con la maestría de la improvisación para celebrar tan fausto acontecimiento (El de la batalla, no el de encontrar los pollos y los ajos.., se entiende)
.
En esta ocasión Napoleón se bajó del caballo para celebrarlo; ¡ todo un detalle!, ya que lo normal -entre batallas- era verle montando y comiendo al mismo tiempo .Poco menos que -a nuestro amigo "Napo"- se le podría considerar el "mister bocata" del momento, pero en fin, esta vez tocó un ratico de asueto para su pobre cocinero que andaba siempre de cabeza adivinando cómo hacer para darle gusto...

Forofo de la mortadela y del jamón -que a menudo tomaba entre trozos de hogaza de pan-,Napoleón era un auténtico fan de todos los derivados del cerdo, así que imagino que se lo pasaría pipa dándole al bocata.
.
Pero el tema de la entrada de hoy es mucho más complejo que todo eso , pues fue gracias al ejército napoleónico -el primero en consumir conservas en el frente- que el uso de la lata se revelara al mundo como algo páctico y muy eficaz.
El invento no era suyo, claro, de Napoleón, me refiero. Pero sí que fue parte fundamental de él y su recompensa.
.
Imagen: Sandra Hansen

Sí, lo has leído bien, fue gracias a una recompensa de 12.000 francos ofrecida por Napoleón a aquel que inventase un método que mantuviera los alimentos en perfecto estado durante mucho tiempo que Nicholas Appert se pusiera las pilas y diera con la solución. Y es que no quedaba otra , la tremenda tremenda hambruna por la que el ejército napoleónico estaba pasando en su campaña en Rusia no se podía soportar más; no les llegaban los víveres , y cuando lo hacían estaba todo echado a perder .

Appert fue el inventor de la conserva gracias al calor (en recipientes de cristal herméticamente cerrados) , y fue precisamente durante la campaña de Rusia que el cristal fuese sustituido por latas para facilitar así su transporte de forma más eficaz.

Sin embargo,¡curioso!, lo que no se inventó fue el abrelatas, por lo que los pobres soldados hasta para poder comer tenían que andar a bayonetazo limpio, a pedradas o con la navaja, el que fuera más mañoso.


Pero avispados los hay siempre en todas partes. Y aunque Appert fue el inventor , se ve que con la recompensa de los docemil se quedó tan contento que olvidó registrarlo como patente, y héte aquí que llegó Peter Durand y fue el primero en presentarla como : "una patente que permitía preservar alimentos en vasos de cristal, cerámica, hojalata u otros metales ó materiales apropiados”.
.
¡Toma ya!
.
(Dicho vaso de hojalata consistía en un cilindro cerrado por ambos extremos, hecho de acero recubierto de estaño (hojalata) cuyas piezas estaban unidas por soldadura. Ligereza, irompibilidad, conductibilidad del calor, resistencia a la corrosión frente a otros metales).



¡Para qué quieres más!

El chisme y su eficacia se "vendían" solos . De ahí a hacerlos circular por el mundo sólo habia un paso .

Appert murió sin disfrutar de la grandeza de su descubrimiento, ni de sus beneficios, claro. Siempre pasa igual...
.
Pero la historia pone a cada uno en su lugar.
.
Por eso hoy , aquí, es de ley hacer un justo homenaje a aquel hombre , su verdadero inventor, que tanto nos ha facilitado las cosas a nosotros, los de la llamada edad moderna.
.
imagen:Dick Williams


.

19 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué pelmazo debía ser el hombre!

¿Sabes que me habían contado (leyendas) que se ponía la mano en el estómago porque le dolía? Si comía todo eso, no me extraña.

Buen invento el de las latas, desde luego, y bien ameno que nos lo has contado, como es tu costumbre.

Besos ^__^

Odel dijo...

Una entrada muy amena e instructiva
como siempre Gracias

jorge dijo...

Es un detalle curioso como avanza la humanidad a causa de las guerras y los ejercitos.

No hay nacion poderosa que no ponga todo el dinero y la inventiva necesaria para ganar una guerra.

Ya lo hacia Napoleón, pero la cosa ha continuado en el siglo XX.

Otra vez aprendo al llegar a esta casa.

Femme d chocolat dijo...

Pues sí, Elvira, a mí tampoco me cae nada simpático. No me gusta la gente que se cree el ombligo del mundo y vive dios que este debía de pensarlo....
Sí, parece ser que tenía úlcera de estómago, pero véte a ver... Igual estaba sujetando la billetera ^_^

Besos
********

Gracias, Odel.
Un besete
*************
Es tremendo, Jorge, sí. Parece que sólo a base de intereses y famas se mueva el mundo. Es un asco,¿no? No me gusta. Yo ando en el otro lado; me quedo a perpetuidad en el lado de los "Juan Nadie" ( la peli)

Todos aprendemos de todos a poco que nos fijemos, Jorge; también yo aprendo sobre el género humano cuando llego a tu casita.

Y así es como debe ser. ^_^

Anónimo dijo...

Es el viento en mi cabello el que juega cuando, recortada mi figura contra el horizonte, miro desde la cima del mundo, un nuevo amanecer.

Quedan muchas palabras por compartir y aun mas silencios, tambien por compartir.. empatia esta y aquella de los que se saben juntos a pesar de lo que sea.

La cita es redudante ya, pero no se me quita la sensacion que no hay mejor filosofia de vida.

"Sin importar lo que venga, ire hacia ello riendo."

si llego el correo
y se me humedecieron los ojitos.

quiero.te.

jorge dijo...

Por cierto, la version que to tenia de porque llevaba la meno ahi es....

fandestéphane dijo...

Hoy por ser domingo comemos a la carta, y como que yo he sacado la más alta, pues me toca comer a mí,
y voy a prepararme una latica de sardinas en homenaje a Nicholas Appert. Las freiré un poco en la sartén que están buenísimas. Para que luego digan que no valgo pa ná!!
¡Hala!

Un beso Femmmmmmmmmmmmmmme

Femme d chocolat dijo...

Bueno, Anónimo, me alegra ver que te sabes en la cima del mundo (creo ...) Aunque no se yo si las cimas son muy fiables, Ale, a menudo encogen sin que uno se de cuenta mas que cuando se pega el gran trompazo. Espero que no sea tu caso. Al menos, tú tienes como ventaja el ser un gran saltador ^_^

Me alegrará saber que irás -hacia donde sea- riendo (aunque mejor que reir es sonreir ...)

Me alegro de que llegara el correo.

Pos ahora mismo te pongo un te si lo quieres, jajajjajaj
Es "groma" ^_^

Un abrazo grande con queso, so marsopín.
*************

¿Es?

¿cuála?, Jorge, queremos saber!!!!!!

^_^
**************

JAJAJAJAJ, FANDESTÉPHANE... y nos piensas dejara los demás sin comer??????????????, jolines! con lo que me gustan amí las sardinicas de lataaaaaaaaaa, haz el favor de compartir, no seas abusón!
Se cambia sardinita en aceite amistosa y amigablemente compartida , por pastelillo (salado) de boquerones con aceitunas verdes y pepinillo agridulce, verde también, todo ello enmarcado con un enrehjado de pimiento morrón, colorao. Se promete bonito aspecto y buena compañía.

¿Hace?

^_^

UN BESO CON BOQUERÓN.

Femme d chocolat dijo...

jajjajajajajajja, ay vá, mi madre, pero si hablo más idiomas de los que pensaba..:

¿enrehjado de pimiento morrón?

jajjajaja,jesús qué palabro má´ salío!!!

^_^

Montse dijo...

Cuantas cosas interesantes nos cuentas!!!
Vaya con Napoleón, como le daba al bocata de mortadela,jajaja. (me río porque el bocata de mortadela me chifla)

Es una pena que las guerras hagan agudizar el ingenio, sobretodo en armamento y por lo visto también en la intendencia. Menos mal que tales inventos luego se aplican a la vida cotidiana para mejores fines, como el caso de las conservas ¡qué curioso!

Besitos enlatados, que así durarán más...

Montse dijo...

Cuantas cosas interesantes nos cuentas!!!
Vaya con Napoleón, como le daba al bocata de mortadela,jajaja. (me río porque el bocata de mortadela me chifla)

Es una pena que las guerras hagan agudizar el ingenio, sobretodo en armamento y por lo visto también en la intendencia. Menos mal que tales inventos luego se aplican a la vida cotidiana para mejores fines, como el caso de las conservas ¡qué curioso!

Besitos enlatados, que así durarán más...

fandestéphane dijo...

Montse, a la primera ya nos hemos enterado. Tanta mortadela te hace repetir los comentarios jajaja

Un beso Mont y Fem

un abril encantado dijo...

Mi queirda amiga, asi que había conservas en lata cuando napoleón perdió la guerra con Rusia???...pues su inventor merce una reverencia con capa al viento y mano, mirada y rodilla al suelo..¡que genio!...
...hac poco me preguntaba que comian los zares desde Pedro I EL Grande...hace tanto frío que no me hago a la idea...si me pudieras dar una pista te lo agradezco...es que me siento "atrapada en cultura rusa anterior a la Revolución del 1917"...
..a tu lado siempre sonrio, L.

Marina dijo...

Yo hice en el insti un trabajo extenso sobre Napoleón...pero no sabía tantas cosas sobre sus costumbres alimenticias... era un gran genio... aunque tuviera las neuronas más revueltas que una maraca.
Un beso preciosa ardillita.

colibrí dijo...

Menuda entrada, menos mal que ya he desayunado. Desde luego que le gustaba comer a este hombre, pero lo que meha llegado al alma, a parte de las sardinas(no veas como entran entre pan y pan en el campo después de toda la mañana andado), es lo del unte. No es que me identifique con Napoleón, jaja, pero eso de "mojar" en la salsa......me encanta. Y los bocatas de jamón y mortadela...., me voy a tener que ir a almorzar.
Es una entrada de lo más interesante, nos dejas ver el lado más humano de un personaje...su alimentación , además del aporte hecho sardina. ;) Un besico muy gordo

Femme d chocolat dijo...

Jejeje, Montse, es que los bocatas son buenos de todas las maneras, yo también soy muy bocatera, el pan es algo... casi como una segunda piel en mí. No concibo el mundo sin él
Sí, parece que estemos mal hechos.... dicen que es el amor el que mueve el mundo .. no sé.., yo creo que quizás sí que sea, pero desde luego lo que lo hace avanzar a paso de trote son las guerritas de las narices. Es tremendo, parece que no sepamos funcionar sin aquello del "la letra con sangre entra". No lo puedo comprender.

UN BESITO, BONITA
*************

No seas malote ,fandestéphane, que es que ayer por la tarde el blogspot se volvió locatis durante un rato y no se podían subir imágenes tampoco. Seguro que nuestra Montse envió sólo una vez... Es a tí al que le andan repitiendo las sardinaaaaaas, jajajjaja ¡ eso te pasa por no aceptarme el montadito de boquerón! POs peor para tí, estaba de rechupete, que lo sepas. No, no me vengas pidiendo uno ahora, no han quedado ni las migas...

Ea


jajjajajajaja

Un besote con pepinillos

^_^
*************

Sí, Lourdes, se "concibieron" para la ocasión... Oye, muchísimas gracias por la idea, prepararé algo a ver si saco documentación e imágenes suficientes; dame un poquitín de tiempo, oki? ( aún le debo un post a Doña Umé ...) Todos irán cayendo, lo prometo. Poco a poco. Pero muchísimas gracias por la idea; me encanta que pidais y sugirais cositas.

Un besito muy grande, cielo
*********

Uf, qué interesante pero desesperante, imagino, Marina...
Sí, la verdad es que luego se emparanoió de lo lindo... Suele pasar.

Un besito, cielo, ¿qué tal vas con el franchute?

**************
Jajajaja, sí era ideal para ayer por la tarde... Yo también soy de untar....¡Ya lo creo!!!!!, y de comer pan a secas. No veas. Además hay aquí una tienda que vende panes de todo tipo ( con olivas, con cebolla, con pasas, con nueces...) y tú no sabes lo que es eso ... Casi mejor no pasar por la calle si no se quiere sucumbir... (le pettit croissant, en plena puerta del Carmen, junto a la floristería... por si quieres caer en la tentación... jajja)

Soy maaaaaala, sí, lo sé

^_^

UN BESICO, COLIBRÍ

colibrí dijo...

También la conzco, cuando paso con el autobús, algun día, mi mirada se queda fija en esa tienda, siempre llena. No dudaré en entrar cuando tenga algo de tiempo.
Un besico

Montse dijo...

jijijiji ¡pues si ha salido "repe" el comentario, y yo preocupá!

Fandestéphane, es que estás en tó!

Femme, gracias por defenderme!

Besitos a los dos

el Kontra dijo...

No pierdes el toque eh? Informativo y con mucho humor y buen sabor. Besotes