lunes, 19 de enero de 2009

Brindemos ... por la buena salud

Imagen: Peder Severin




Brindemos ... por la buena salud


¿Se te ha ocurrido alguna vez pensar cual es el origen del brindis?

Pues anda, que si supieras desde cuándo y a qué se debe esta tradición...

Resulta que el acto de entrechocar las copas se originó en el siglo VI AC. pero por una razón bien distinta a la que lo hacemos hoy día .

Como sabemos, en la Grecia del siglo VI aC. era usual cargarse al enemigo o rival político envenenando el vino que luego se le daba a beber. Tan frecuente llegó a ser, que se hizo obligatorio que el anfitrión bebiera el primer trago que se servía para demostrar a sus invitados que no entrañaba peligro alguno. Una vez había bebido , el resto de comensales alzaban sus copas y bebían tranquilos.

E idem que en Grecia , en Roma , la costumbre de envenenar al personal depositando sustancias en sus copas , era algo habitual ... por lo que los anfitriones -como símbolo de "confianza"- idearon chocar tan fuertemente las copas con sus invitados, que parte del líquido de sus copas pasaba a la otra . De este modo tan simple, si no se veía empalidecer súbitamente al comensal de turno al recibir parte del líquido en su copa , los dos que brindaban bebían lo mismo , y santas pascuas. El seguir vivo continuaba asegurado
Pero es que además, para protegerse más todavía: el dueño de la casa se hacia llenar la copa de vino, del que derramaba un poco en el suelo invocando el nombre de los dioses ; luego bebia a la salud del invitado a quien queria agasajar deseándole toda clase de felicidades , después de lo cual el aludido, tomando la copa, bebia a su vez correspondiendo a aquellos deseos, y el resto de comensales hacía lo mismo, porque, al decir de Petronio, salir de un banquete sin haber sido instado a beber por alguno de los asistentes era considerado como una verdadera afrenta.


Durante el siglo XVIII , brindar por la salud era un acto social, tan es así que se consideraba una descortesía, incluso un insulto, omitir un brindis en honor de un invitado.

Lo que es cierto, es que ya en 1904 esta costumbre estaba tan plenamente instaurada que aparece referida en un libro sobre las costumbres de la época , en él se menciona a cierto personaje llamado Suidas que llama a esta costumbre de saludarse/agasajarse por medio de libaciones : "filotesia" , (amistad y salud).

Imagen: Richard Jack

Y te preguntarás de dónde sale nuestra palabra brindis, pues bien, proviene de la expresión alemana "Ich bring dir's", que significa "yo te lo traigo". Llegó al español a través del italiano, cuando en 1527 los lansquenetes alemanes de Carlos V saquearon la ciudad de Roma y celebraron su victoria alzando sus copas y gritando esa expresión.

Y aunque hoy día esta tradición es algo ya plenamente establecido en nuestras celebraciones, has de saber que -aunque con un denominador común- tiene sin embargo variaciones según el pais donde se haga.
Así por ejemplo tras el "Arriba, abajo, al centro y ¡adentro!" tan típico español verás echarse las manos a la cabeza si alguien de pronto menciona pretender brindar con agua. ¡NO!; está prohibido prohibidísimo: trae mala suerte. Si estás en Holanda o Bulgaria es imprescindible mirarse a los ojos a la hora de brindar, y hacer una sencilla rima si es en un país angosajón donde te encuentras. En Alemania, además de mirar a los ojos has de hacer "clinc" al entrechocar la copa, no producir cruces de brazos al querer brindar , ni rellenar la copa sin que esté completamente vacía antes.


Sea por superstición, o simplemente con el ánimo de desear lo mejor al prójimo, ahora ya es una entrañable costumbre que no puede faltar en nuestras fiestas.


Sea como fuere , hoy alzo mi copa para brindar con vosotros
por los buenos ratos de felicidad,



¡chín ,chín!

.

10 comentarios:

Elvira dijo...

Y yo brindo por ti, femme, y por los buenos ratos que nos haces pasar. Besos

Manolo dijo...

Yo también brindo por ti y por todos. Qué forma tan amena de ilustrarnos.

carmensabes dijo...

Brindemos guapa!!!...que sigas emocionándonos con tu dulce blog...que el arte nos guíe ....y que permanezcamos asomados todos en la ventana...mirando, observando y compartiendo...

Un besin enorme!!!

faladomi dijo...

brindo por tu sabiduría

chin chin

Miguel Angel dijo...

Chin Chin!!! felicidades, te he escogido para algo especial, visita el mio blog cuando puedas para saber más...
saludos
MA

femme d chocolat dijo...

Gracias Elvira. Y yo brindo por tí, por tu saber hacer y todo lo que nos enseñas.

Un beso
***************

Gracias , Manolo. Brindemos por tu arte, que es MUCHISIMO

**********

Un beso enorme, Carmen, y que sigamos acudiendo a tus espacios inigualables de arte y sensibilidad.

*************

Y yo por la tuya, faladomí. Y por tu imaginación narrativa inolvidable.

*******
Chin chín, MA...¿ QUÉ SERÁ SERÁ? ^_^ Ahora mismo voy para allá . Mil gracias

Marina dijo...

Ayer 20 de enero, brindé con un amigo, por mí, porque me tocaba, y después por todos los nuevos amigos que han llegado a mi vida, entre los que te encuentras, preciosa. Gracias por llegar, quedarte e instalarte. Las flores.......¡me encantan!
Chin, chin

femme d chocolat dijo...

Gracias a tí, por haber aparecido, Marina.

Me alegra que te gustaran.
Un beso

Abriles dijo...

Igual estoy equivocada pero creo que el brindis tiene aún un origen anterior. Parece ser que se brindaba entrechocando los envases para que emitieran un sonido y así espantar a los malos espiritus. ¡A saber...lo que importa son los buenos deseos para el prójimo!

Chin chin...

Femme d chocolat dijo...

Pues igual...

Ya sabes que en estas cosas de suspersticiones, las raíces llegan casi casi hasta los orígenes del hombre.
Véte a ver.


UN BESO